Capacidad, responsabilidad, voluntad

En el momento de afrontar una situación, tres cualidades fundamentales determinarán la actitud y el sentimiento de una persona: capacidad, responsabilidad y voluntad (o en términos verbales: poder, deber y querer).

A continuación se describe un sencillo modelo gráfico y matemático para el análisis y la valoración de situaciones en función de esos tres parámetros.

1. Dimensiones fundamentales

Las tres características mencionadas constituyen un espacio de tres dimensiones que pueden considerarse linealmente independientes atendiendo a las siguientes definiciones:

  • Capacidad (C): talento, aptitud o suficiencia para hacer o comprender algo. Según las circunstancias estará delimitada por atributos internos (físicos, biológicos, intelectuales, etc.), o por injerencia de condicionantes externos, (por ejemplo en el sentido de aptitud jurídica o legal para realizar un acto o ejercer un derecho).

    En el segundo caso, no ha de confundirse la capacidad originada por una regla o ley externa (por ejemplo: la capacidad de ejercer el voto en unas elecciones democráticas y que sea reconocido como tal) con la capacidad intrínseca cuya responsabilidad está regulada por el entorno. Por ejemplo: se puede tener la capacidad (en el sentido de habilidad) de conducir un vehiculo, pero no cumplir alguno de los requisitos exigidos para hacerlo legalmente. En este segundo supuesto, las limitaciones vendrían impuestas por la categoría "Responsabilidad", no por la capacidad en sí.

  • Responsabilidad (R): deber u obligación de responder de algo o de alguien (siempre en el sentido de competencia, exigencia, carga o contrato). A fin de garantizar la independencia con respecto a la siguiente dimensión, se han de considerar sólo los compromisos impuestos y, aunque es innegable que el cumplimiento de las obligaciones suele reportar cierto grado de satisfacción, no se incluirán dentro de esta categoría pura aquellos otros que tengan en su origen un componente de interés propio, derivado de cierto deseo o voluntad.
  • Voluntad (V): deseo, intención, disposición, consentimiento o aquiescencia, considerados bajo una plena la libertad de elección y pensamiento.

2. Estados de motivación

Considerando estas tres fuerzas motrices primarias como dimensiones discretas, el diagrama de Venn mostrado en la figura 1 representa las tres cualidades fundamentales y los estados derivados de su yuxtaposición. En él se pueden reconocer ocho posibles situaciones en función de la presencia o ausencia de cada uno de los atributos.

Figura 1 - Diagrama de cualidades y actitudes.

Las distintas combinaciones se describen en la siguiente tabla, usando una notación abreviada con las iniciales (CRV):

Grado Estado Descripción
Ø Estado nulo (área exterior del diagrama). Representa la ausencia de toda componente actitudinal, y propiciará el inmovilismo; la máxima indiferencia u oposición a la acción.
C CAPACIDAD. Indica la existencia de potencial para actuar, pero en estado latente. La presencia aislada de esta cualidad puede propiciar la espera pasiva y la reserva o economía del esfuerzo, así como la desmotivación, dispersión y huída hacia territorios más gratificantes.
R RESPONSABILIDAD. Por sí sola denotará una carga o atribución obligatoria, que supondrá sacrificio, sometimiento o resignación.
V VOLUNTAD. De las tres cualidades fundamentales, es quizá la que más condiciona la actitud ("querer es poder", dicen). Aisladamente supone un deseo, sueño o anhelo que puede motivar al crecimiento personal, pero también originar frustración e infelicidad si no participan el resto de los atributos.
CR CAPACIDAD + RESPONSABILIDAD. La intersección de estas dos dimensiones representa el trabajo, la rutina y la seguridad. Se trata, probablemente, del estado más frecuente entre aquellos que, teniendo garantizadas las necesidades básicas de subsistencia, no han conseguido compatibilizar en cierto grado profesión y vocación. Precisamente esta ausencia de voluntad, puede derivar en abandono y desilusión.
RV RESPONSABILIDAD + VOLUNTAD. Esta combinación es la principal fuerza motriz de la superación, el aprendizaje y la proyección profesional (y en cierta medida también la personal). Para tal evolución será imprescindible la inversión de un esfuerzo que permita el desarrollo futuro de la capacidad intrínseca.
CV CAPACIDAD + VOLUNTAD. Estas dos cualidades impulsan la motivación personal y la ilusión, dando lugar a actitudes altruistas y generosas (cuando el beneficiario de la acción es externo), pero que también pueden pecar de ociosas, endogámicas o egoístas (si sólo están dirigidas hacia la satisfacción propia).
CRV CAPACIDAD + RESPONSABILIDAD + VOLUNTAD. La terna de cualidades representa el máximo ideal alcanzable. Respecto a las combinaciones de 2º grado aportará siempre un tercer matiz en favor de la sensación de autorrealización, completitud y felicidad.
Tabla 1 - Posibles estados de motivación.

3. Adaptación positiva

Las cualidades y estados de motivación no son variables estáticas e inamovibles. Por el contrario, evolucionarán a lo largo del tiempo bajo la influencia de condicionantes externos y por la propia dinámica de la interacción dimensional.

Dicha dinámica podrá considerarse positiva (u optimista) cuando favorezca el acercamiento al estado ideal de plenitud de cualidades; y será negativa (o pesimista) cuando haga cundir el desánimo y el abandono de todo interés, propiciando la transición hacia estados de menor grado. La siguiente figura representa la primera situación:

Figura 2 - Transiciones positivas entre estados

En esta dinámica, más importante que el grado de un estado será la valoración personal de sus características. Dicha valoración dependerá fundamentalmente de la diferente ponderación o importancia subjetiva que se le otorgue a cada cualidad primaria.

Esto nos sugiere llevar el análisis de los estados a un espacio continuo, en lugar de la consideración bipolar (todo/nada) de las cualidades que se ha hecho hasta este punto.

4. Cualidades en el espacio continuo

Imaginemos que se nos pide que ordenemos de mayor a menor preferencia los ocho estados de motivación descritos. Una respuesta posible podría ser la siguiente:

CRV > CV > RV > V > CR > C > R > Ø

La mayoría de las respuestas coincidirán en la calificación de los estados extremos (CRV y Ø), pero serán las regiones intermedias donde se producirá una mayor diferenciación en función del peso relativo asignado a las tres cualidades fundamentales: capacidad, responsabilidad o voluntad.

Observando detenidamente la enumeración del ejemplo puede deducirse que, en este caso, la voluntad es el aspecto que influye más en la motivación, con notable diferencia respecto a los otros dos.

Considerando las tres dimensiones (C, R y V) como variables continuas en un intervalo de cero a uno, se puede construir una expresión para obtener una aproximación lineal del valor de la motivación global (M):

M = Kc·C + Kr·R + Kv·V

donde

C, R, V, Kc, Kr, Kv y M pertenecen al intervalo [0, 1]
y
Kc + Kr + Kv = 1

Kc, Kr y Kv serán constantes representativas del peso relativo o proporción que subjetivamente se asigna a cada cualidad fundamental. No es difícil estimar sus valores de forma que se cumpla el orden de motivación preferido para los ocho estados discretos.

Así, una posible asignación de pesos que cumpliría con el ejemplo citado anteriormente sería Kc = 0.3, Kr = 0.1 y v = 0.6, es decir, que la capacidad, la responsabilidad y la voluntad influirían en la motivación global en proporciones del 30%, 10% y 60% respectivamente. De esta manera, la ecuación de la motivación quedaría particularizada con estos valores:

M(C, R, V) = 0.3·C + 0.1·R + 0.6·V

Así, por ejemplo, para una situación que nos exigiese una capacidad de 0.75, una responsabilidad de 0.5 y una voluntad de 0.25, la motivación global resultante sería:

M = 0.3·0.75 + 0.1·0.5 + 0.6·0.25 = 0.425 (42.5%)

Del mismo modo puede aplicarse la formula para los ocho estados fundamentales, obteniendo su puntuación global, que permitirá establecer un orden de preferencia. En el ejemplo propuesto el resultado sería el siguiente:

Estado C R V Motivación Orden
CRV 1 1 1 1.0 (100%)
CV 1 0 1 0.9 (90%)
RV 0 1 1 0.7 (70%)
V 0 0 1 0.6 (60%)
CR 1 1 0 0.4 (40%)
C 1 0 0 0.3 (30%)
R 0 1 0 0.1 (10%)
Ø 0 0 0 0.0 (0%)
Tabla 2 - Aplicación del ejemplo a los estados principales.

Hay que señalar que en el espacio continuo los diagramas de las figuras 1 y 2 ya no son estrictamente válidos, pues las fronteras entre los conjuntos de las dimensiones fundamentales son difusas y la transición entre dichas propiedades será gradual. Además, en un modelo concreto para el que ya se hayan establecido los valores de las constantes de ponderación Kc, Kr y Kv, el área o recorrido posible estará limitado a una subregión del espacio total.

Continuando con el ejemplo elegido, una visualización más representativa sería quizás la que se ilustra en la figura de la derecha. En ella se han trazado los ejes de las dimensiones fundamentales limitando su extensión según los pesos de las constantes. La región abarcable será el triángulo resultante, que muestra los gradientes de color en función de los valores de las coordenadas C, R y V. En él se puede observar que el estado ideal aparece desplazado del origen de los ejes, indicando la desigualdad en la importancia relativa de las dimensiones.

5. Conclusiones

El modelo básico presentado permite la valoración y comparación analítica de situaciones o posibles acciones en función de las tres cualidades fundamentales involucradas: capacidad, responsabilidad y voluntad.

El espacio constituido por esas tres dimensiones estará matizado y caracterizado por la importancia relativa que le otorguemos a cada una de ellas. Conocer la naturaleza y las ponderaciones de nuestro modelo personal puede ayudar a ubicarnos rápidamente ante una nueva situación o necesidad de acción, valorando adecuadamente nuestras decisiones y pasos futuros para tratar de conseguir siempre una adaptación positiva.


 

Comentarios

Luis... estás como un cencerro!!!
Marta
psssssssss..... jejejjeje es muy bueno encontre lo que queria.......
genesis
Ufff Por suerte encontre lo que buscabaLissandra
Hola Luis,

me ha encantado esto articulo y lo voy a mover por todas mis redes sociales.

Me 'he regalado' tu esquema en ese articulo:

http://coach2enjoy.wordpress.com/2014/0 ... otivacion/

Añadir un comentario

Rellene los siguientes campos para dejar su comentario:



Formato