Mælstrøm


  3 comentarios Permalink 1342 votos: Valoración media: 3 (1342 votos). 
Haga clic para puntuar con un 1.Valoración media: 3 (1342 votos). 
Haga clic para puntuar con un 2.Valoración media: 3 (1342 votos). 
Haga clic para puntuar con un 3.Valoración media: 3 (1342 votos). 
Haga clic para puntuar con un 4.Valoración media: 3 (1342 votos). 
Haga clic para puntuar con un 5.

Huevos de oro

Poner huevos de oro fue la virtud y la desdicha de aquella famosa gallina que protagonizaba la fábula rimada de Samaniego. Pues bien, resulta que también son áureos los huevos puestos por las gallinas comunes, aunque en este caso no por tener esa apreciada composición metálica, sino por sus proporciones y geometría.

El número de oro, o sección áurea, es un valor o razón numérica (Phi = 1,618033988...) que teóricamente indica la relación proporcional más estética y equilibrada que han de cumplir dos dimensiones desiguales entre sí.

Valorado desde la antigüedad como criterio de composición en el mundo del arte (arquitectura, pintura, música...), dicho número posee interesantes propiedades, y se ha observado su presencia en muchos elementos de la naturaleza, como en la espiral interior de los caracoles, en la disposición de los pétalos de las flores, en la relación entre la talla y la altura del ombligo de una persona, e incluso en algunos aspectos del diseño gráfico de ntropía.

Existen otras relaciones mórficas reconocidas, como el número plástico (o número de plata), pero sin duda la sección áurea es la más conocida y popular. Volviendo al caso del huevo de gallina, el número de oro se revela en sus proporciones según lo ilustrado en la figura que acompaña a este artículo. Esa forma le confiere algunas mágicas propiedades, como la capacidad de soportar, sin romperse, grandes presiones aplicadas perpendicularmente en sus extremos, porque las fuerzas se distribuyen y equilibran como en los arcos y cúpulas arquitectónicas.

Sobre la geometría de este particular zigoto ya hubo novelada controversia, pues en "Los viajes de Gulliver" se relataban las discusiones entre extremistas mayores y extremistas menores, que enfrentaban a las naciones de Blefuscu y Lilliput por insistir unos y otros en la conveniencia de romper el huevo cocido de su desayuno bien por la parte roma o bien por la aguda. Parte de dicho enfrentamiento subyace incluso hoy en día en otros ámbitos más cibernéticos, como las eternas argumentaciones entre defensores de ordenadores Mac y PC.

En resumidas cuentas, seguimos sin saber qué fue antes: si el huevo áureo o la gallina arquitecta. Lo único que sí parece claro es que, con la desmesurada subida de los precios un año más, el Sistema Internacional debería adoptar de una vez por todas el Huevo como unidad de medida de lo cara que está la vida (yo diría que aún de oro se quedaría corto).


  3 comentarios Permalink 1400 votos: Valoración media: 3,1 (1400 votos). 
Haga clic para puntuar con un 1.Valoración media: 3,1 (1400 votos). 
Haga clic para puntuar con un 2.Valoración media: 3,1 (1400 votos). 
Haga clic para puntuar con un 3.Valoración media: 3,1 (1400 votos). 
Haga clic para puntuar con un 4.Valoración media: 3,1 (1400 votos). 
Haga clic para puntuar con un 5.

El color de las cebras

Las cebras no son blancas con rayas negras, sino negras con rayas blancas.(De la cubierta del nº 0 del extinto fanzine Dodo, 1995)

Cebra del parque natural de Cabárceno en Cantabria

Además, no es que las cebras hayan desarrollado sus rayas en una evolución desde su antepasado común con los caballos, sino que éstos últimos son descendientes que las han perdido.


  3 comentarios Permalink 1479 votos: Valoración media: 3 (1479 votos). 
Haga clic para puntuar con un 1.Valoración media: 3 (1479 votos). 
Haga clic para puntuar con un 2.Valoración media: 3 (1479 votos). 
Haga clic para puntuar con un 3.Valoración media: 3 (1479 votos). 
Haga clic para puntuar con un 4.Valoración media: 3 (1479 votos). 
Haga clic para puntuar con un 5.

Juguetes mecánicos

1. Un robot no puede hacer daño a un ser humano o, por inacción, permitir que un ser humano sufra daño.

2. Un robot debe obedecer las órdenes dadas por los seres humanos, excepto si estas órdenes entrasen en conflicto con la Primera Ley.

3. Un robot debe proteger su propia existencia en la medida en que esta protección no entre en conflicto con la Primera o la Segunda Ley.
(Las tres leyes de la robótica de Asimov-Campbell)

Estos días me han regalado un simpático Bender de hojalata que, además de aumentar mi pequeña colección de robots de juguete, ha servido para recordarme la importancia de mantener encendida la infantil llama del juego.

Mi modesta fascinación por estos engendros mecánicos probablemente estuvo inducida por toda la imaginería y carga audiovisual a la que estuvimos expuestos los niños de mi generación: desde Mazinger Z hasta la trilogía original de la Guerra de las Galaxias, pasando por películas más remotas como aquella entrañable "Naves Silenciosas", en la que los pequeños robots Huey, Dewey y Louie trabajaban aplicados en las nobles labores de la jardinería.

Es extensa la filmografía que ha contado con robots como protagonistas o actores secundarios. Unos de buen carácter, y otros terribles villanos, muchos de ellos se hicieron populares y recordados, como Robby del Planeta Prohibido, Gort de Ultimátum a la Tierra, María de Metrópolis, R2-D2 y C3-PO, Terminator, los Daleks que incordiaban al Doctor Who, El Gigante de Hierro, Johnny 5, etc.

Aproximadamente desde la Segunda Guerra Mundial, se han venido fabricando juguetes homólogos a los protagonistas de ese mundo de fantasía y ciencia ficción. Algunos de los más antiguos se han convertido ahora en raras y codiciadas piezas de coleccionismo.

Yo tengo algún modelo vintage de cierto valor histórico, pero sobre todo sentimental; y desde luego nada comparable a las extensas colecciones y museos que pueden verse por ahí. Los robots de juguete cuentan incluso con su propia isla.

Sea como fuere, la paradójica combinación de fría tecnología con las pretensiones de aspecto y humanidad que caracteriza a este tipo de máquinas, marcó en su día un interés en mí que quién sabe si no acabó dictando incluso mi propia especialización universitaria.

Eso sí, aunque en el salón de la fama de los robots del mundo real empiezan a figurar zoomorfos o antropomorfos como los AIBO o los ASIMO japoneses (humanoides que no están libres todavía de cometer algún que otro traspiés), el grueso del plantel lo forma un ejército de autómatas mucho menos bucólicos pero más prácticos, como los brazos SCARA.

Fotograma de la película "Naves silenciosas" (Silent running, 1972)


  1 comentario Permalink 1621 votos: Valoración media: 3 (1621 votos). 
Haga clic para puntuar con un 1.Valoración media: 3 (1621 votos). 
Haga clic para puntuar con un 2.Valoración media: 3 (1621 votos). 
Haga clic para puntuar con un 3.Valoración media: 3 (1621 votos). 
Haga clic para puntuar con un 4.Valoración media: 3 (1621 votos). 
Haga clic para puntuar con un 5.

Tarde para la fama

Cuenta una leyenda alemana que, si bien los Reyes Magos que llegaron a Occidente para adorar al recién nacido niño Jesús eran tres y de nombres Melchor, Gaspar y Baltasar, en realidad fueron cuatro los sabios que debieron partir desde Oriente. Pero el último de ellos, Artabán, nunca logró reunirse con sus compañeros de viaje ni alcanzar después su destino geográfico.

Artabán acudía al encuentro de los otros Reyes en el zigurat de Borsippa, una importante ciudad de la antigua Mesopotamia (actual Iraq), y llevaba consigo una triple ofrenda compuesta por un diamante protector de la isla de Méroe, un pedazo de jaspe de Chipre, y un fulgurante rubí de las Sirtes. Su primer camino se interrumpió al toparse con un viejo moribundo y desahuciado por bandidos, al que curó las heridas y ofreció el diamante. Cuando llegó al lugar de encuentro previsto, sus compañeros ya habían partido.

Continuó pues su viaje en solitario, pero al llegar a Judea, tarde de nuevo, no encontró a los Reyes ni al Redentor, sino al ejército de Herodes degollando a niños recién nacidos. A uno de los soldados ofreció el rubí a cambio de la vida de uno de los inocentes, pero sorprendido en el canje, fue arrestado y encarcelado en el palacio de Jerusalén.

Allí permaneció durante treinta años, a lo largo de los cuales le iban llegando noticias y ecos de los prodigios del Mesías, Rey de Reyes, al que él había querido ir a adorar. Con la absolución y errando por las calles de Jerusalén, recibió el anunció la crucifixión de Jesucristo y encaminó sus pasos al Gólgota para ofrecer la adoración largamente postergada.

Pero en su camino reparó en un mercado en el que una hija estaba siendo subastada para liquidar las deudas su padre. Artabán se apiadó de ella y compró su libertad con el pedazo de jaspe, la última ofrenda que le quedaba.

Es entonces cuando Jesucristo murió en la Cruz: tembló la tierra, se abrieron los sepulcros, los muertos resucitaron, se rasgó el velo del templo y cayeron los muros. Una piedra golpeó a Artabán y entre la inconsciencia y la ensoñación, se presentó una figura que le dijo: "Tuve hambre y me diste de comer, tuve sed y me diste de beber, estuve desnudo y me vestiste, estuve enfermo y me curaste, me hicieron prisionero y me liberaste". Desorientado y exhausto Artabán preguntó: "¿Cuándo hice yo esas cosas?", y con la misma expiración recibió la respuesta: "Lo que hiciste por tus hermanos, lo hiciste por mí". Y con el Redentor se elevó a los mismos cielos que en su juventud le guiaron en pos del destino finalmente alcanzado.

Así fue como Artabán, el cuarto Rey Mago, llegó tarde para la fama, pero no para la gloria.

Leyenda extraída de la Wikipedia