Cuando no se tiene más que el amor

(Dedicado a mis amigos, ante sus posibles adversidades materiales...)

Cuando no se tiene más que el amor
para repartir
en el día del gran viaje,
que es nuestro gran amor.
Cuando no se tiene más que el amor,
mi amor, tú y yo,
para que estallen de alegría
cada hora y cada día.
Cuando no se tiene más que el amor
para vivir nuestras promesas
sin ninguna otra riqueza
más que creer en ello siempre.
Cuando no se tiene más que el amor
para amueblar con maravillas
y cubrir de sol
la fealdad de los barrios.
Cuando no se tiene más que el amor
por única razón,
por única canción
y única ayuda.

Cuando no se tiene más que el amor
para cubrir por las mañanas
a los pobres y vagabundos
con abrigos de terciopelo.
Cuando no se tiene más que el amor
para ofrecer en oración
por los males de la tierra
como un simple trovador.
Cuando no se tiene más que el amor
para ofrecer a aquellos
cuyo único combate
es buscar la luz.
Cuando no se tiene más que el amor
para trazar un camino
y forzar el destino
en cada encrucijada.
Cuando no se tiene más que el amor
para hablar a los cañones
y nada más que una canción
para convencer a un tambor...

Entonces, sin tener nada
más que la fuerza de amar,
tendremos en nuestras manos,
amigos, el mundo entero.

("Quand on n'a que l'amour", Jacques Brel, 1956)



  3 comentarios Permalink 1350 votos: Valoración media: 2,9 (1350 votos). 
Haga clic para puntuar con un 1.Valoración media: 2,9 (1350 votos). 
Haga clic para puntuar con un 2.Valoración media: 2,9 (1350 votos). 
Haga clic para puntuar con un 3.Valoración media: 2,9 (1350 votos). 
Haga clic para puntuar con un 4.Valoración media: 2,9 (1350 votos). 
Haga clic para puntuar con un 5.

Veracidad vs. verosimilitud

Buscábamos la verdad y nos ofrecieron veracidad.

Nos conformamos con la veracidad pero nos dieron verosimilitud.

Creímos la verosimilitud, mas la tornaron en falacia.

Aceptamos la falacia y henos aquí en la mentira.

Y así, gradualmente acostumbrados, ni siquiera nos sentimos engañados.


  1 comentario Permalink 1209 votos: Valoración media: 3 (1209 votos). 
Haga clic para puntuar con un 1.Valoración media: 3 (1209 votos). 
Haga clic para puntuar con un 2.Valoración media: 3 (1209 votos). 
Haga clic para puntuar con un 3.Valoración media: 3 (1209 votos). 
Haga clic para puntuar con un 4.Valoración media: 3 (1209 votos). 
Haga clic para puntuar con un 5.

Mælstrøm


  3 comentarios Permalink 1342 votos: Valoración media: 3 (1342 votos). 
Haga clic para puntuar con un 1.Valoración media: 3 (1342 votos). 
Haga clic para puntuar con un 2.Valoración media: 3 (1342 votos). 
Haga clic para puntuar con un 3.Valoración media: 3 (1342 votos). 
Haga clic para puntuar con un 4.Valoración media: 3 (1342 votos). 
Haga clic para puntuar con un 5.

Huevos de oro

Poner huevos de oro fue la virtud y la desdicha de aquella famosa gallina que protagonizaba la fábula rimada de Samaniego. Pues bien, resulta que también son áureos los huevos puestos por las gallinas comunes, aunque en este caso no por tener esa apreciada composición metálica, sino por sus proporciones y geometría.

El número de oro, o sección áurea, es un valor o razón numérica (Phi = 1,618033988...) que teóricamente indica la relación proporcional más estética y equilibrada que han de cumplir dos dimensiones desiguales entre sí.

Valorado desde la antigüedad como criterio de composición en el mundo del arte (arquitectura, pintura, música...), dicho número posee interesantes propiedades, y se ha observado su presencia en muchos elementos de la naturaleza, como en la espiral interior de los caracoles, en la disposición de los pétalos de las flores, en la relación entre la talla y la altura del ombligo de una persona, e incluso en algunos aspectos del diseño gráfico de ntropía.

Existen otras relaciones mórficas reconocidas, como el número plástico (o número de plata), pero sin duda la sección áurea es la más conocida y popular. Volviendo al caso del huevo de gallina, el número de oro se revela en sus proporciones según lo ilustrado en la figura que acompaña a este artículo. Esa forma le confiere algunas mágicas propiedades, como la capacidad de soportar, sin romperse, grandes presiones aplicadas perpendicularmente en sus extremos, porque las fuerzas se distribuyen y equilibran como en los arcos y cúpulas arquitectónicas.

Sobre la geometría de este particular zigoto ya hubo novelada controversia, pues en "Los viajes de Gulliver" se relataban las discusiones entre extremistas mayores y extremistas menores, que enfrentaban a las naciones de Blefuscu y Lilliput por insistir unos y otros en la conveniencia de romper el huevo cocido de su desayuno bien por la parte roma o bien por la aguda. Parte de dicho enfrentamiento subyace incluso hoy en día en otros ámbitos más cibernéticos, como las eternas argumentaciones entre defensores de ordenadores Mac y PC.

En resumidas cuentas, seguimos sin saber qué fue antes: si el huevo áureo o la gallina arquitecta. Lo único que sí parece claro es que, con la desmesurada subida de los precios un año más, el Sistema Internacional debería adoptar de una vez por todas el Huevo como unidad de medida de lo cara que está la vida (yo diría que aún de oro se quedaría corto).


  3 comentarios Permalink 1400 votos: Valoración media: 3,1 (1400 votos). 
Haga clic para puntuar con un 1.Valoración media: 3,1 (1400 votos). 
Haga clic para puntuar con un 2.Valoración media: 3,1 (1400 votos). 
Haga clic para puntuar con un 3.Valoración media: 3,1 (1400 votos). 
Haga clic para puntuar con un 4.Valoración media: 3,1 (1400 votos). 
Haga clic para puntuar con un 5.

El color de las cebras

Las cebras no son blancas con rayas negras, sino negras con rayas blancas.(De la cubierta del nº 0 del extinto fanzine Dodo, 1995)

Cebra del parque natural de Cabárceno en Cantabria

Además, no es que las cebras hayan desarrollado sus rayas en una evolución desde su antepasado común con los caballos, sino que éstos últimos son descendientes que las han perdido.


  3 comentarios Permalink 1479 votos: Valoración media: 3 (1479 votos). 
Haga clic para puntuar con un 1.Valoración media: 3 (1479 votos). 
Haga clic para puntuar con un 2.Valoración media: 3 (1479 votos). 
Haga clic para puntuar con un 3.Valoración media: 3 (1479 votos). 
Haga clic para puntuar con un 4.Valoración media: 3 (1479 votos). 
Haga clic para puntuar con un 5.