El túnel del tiempo

El tiempo, ese vertiginoso abismo por el que caemos sin remedio (y que siga siendo así), nos acerca una vez más a otra de las arbitrarias divisiones ideadas por el ser humano para combatir el desasosiego de la infinita dimensión.

Sirva este calendario espiral para guiar el camino del nuevo año, y que éste sea tan redondo como su representación.

Actualización

Ya está disponible una nueva edición del calendario espiral para el año 2008. Haz clic en la siguiente ilustración para leer el artículo correspondiente:

Nuevas ediciones


Pruebas extraordinarias

0 0 0 0 0 0 1 0 1 0 1 0 1 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 1 0 1 0 0 0 0 0 1 0 1 0 0 0 0 0 0 0 1 0 0 1 0 0 0 1 0 0 0 1 0 0 0 1 0 0 1 0 1 1 0 0 1 0 1 0 1 0 1 0 1 0 1 0 1 0 1 0 1 0 0 1 0 0 1 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 1 1 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 1 1 0 1 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 1 1 0 1 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 1 0 1 0 1 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 1 1 1 1 1 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 1 1 0 0 0 0 1 1 1 0 0 0 1 1 0 0 0 0 1 1 0 0 0 1 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 1 1 0 0 1 0 0 0 0 1 1 0 1 0 0 0 1 1 0 0 0 1 1 0 0 0 0 1 1 0 1 0 1 1 1 1 1 0 1 1 1 1 1 0 1 1 1 1 1 0 1 1 1 1 1 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 1 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 1 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 1 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 1 1 1 1 1 1 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 1 1 1 1 1 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 1 1 0 0 0 0 1 1 0 0 0 0 1 1 1 0 0 0 1 1 0 0 0 1 0 0 0 0 0 0 0 1 0 0 0 0 0 0 0 0 0 1 0 0 0 0 1 1 0 1 0 0 0 0 1 1 0 0 0 1 1 1 0 0 1 1 0 1 0 1 1 1 1 1 0 1 1 1 1 1 0 1 1 1 1 1 0 1 1 1 1 1 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 1 0 0 0 0 0 0 1 1 0 0 0 0 0 0 0 0 0 1 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 1 1 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 1 0 0 0 0 0 1 1 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 1 1 1 1 1 1 0 0 0 0 0 1 1 0 0 0 0 0 0 1 1 1 1 1 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 1 1 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 1 0 0 0 0 0 0 0 0 1 0 0 0 0 0 0 0 0 1 0 0 0 0 0 1 0 0 0 0 0 0 1 1 0 0 0 0 0 0 0 1 0 0 0 0 0 0 0 1 1 0 0 0 0 1 1 0 0 0 0 0 0 1 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 1 1 0 0 0 1 0 0 0 0 1 1 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 1 1 0 0 1 1 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 1 1 0 0 0 1 0 0 0 0 1 1 0 0 0 0 0 0 0 0 0 1 1 0 0 0 0 1 1 0 0 0 0 0 0 1 0 0 0 0 0 0 0 1 0 0 0 0 0 0 1 0 0 0 0 0 0 0 0 1 0 0 0 0 0 1 0 0 0 0 0 0 0 1 1 0 0 0 0 0 0 0 0 1 0 0 0 1 0 0 0 0 0 0 0 0 1 1 0 0 0 0 0 0 0 0 1 0 0 0 1 0 0 0 0 0 0 0 0 0 1 0 0 0 0 0 0 0 1 0 0 0 0 0 1 0 0 0 0 0 0 0 1 0 0 0 0 0 0 0 1 0 0 0 0 0 0 0 1 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 1 1 0 0 0 0 0 0 0 0 0 1 1 0 0 0 0 0 0 0 0 1 1 0 0 0 0 0 0 0 0 0 1 0 0 0 1 1 1 0 1 0 1 1 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 1 0 0 0 0 0 0 0 1 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 1 0 0 0 0 0 1 1 1 1 1 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 1 0 0 0 0 1 0 1 1 1 0 1 0 0 1 0 1 1 0 1 1 0 0 0 0 0 0 1 0 0 1 1 1 0 0 1 0 0 1 1 1 1 1 1 1 0 1 1 1 0 0 0 0 1 1 1 0 0 0 0 0 1 1 0 1 1 1 0 0 0 0 0 0 0 0 0 1 0 1 0 0 0 0 0 1 1 1 0 1 1 0 0 1 0 0 0 0 0 0 1 0 1 0 0 0 0 0 1 1 1 1 1 1 0 0 1 0 0 0 0 0 0 1 0 1 0 0 0 0 0 1 1 0 0 0 0 0 0 1 0 0 0 0 0 1 1 0 1 1 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 1 1 1 0 0 0 0 0 1 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 1 1 1 0 1 0 1 0 0 0 1 0 1 0 1 0 1 0 1 0 1 0 0 1 1 1 0 0 0 0 0 0 0 0 0 1 0 1 0 1 0 1 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 1 0 1 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 1 1 1 1 1 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 1 1 1 1 1 1 1 1 1 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 1 1 1 0 0 0 0 0 0 0 1 1 1 0 0 0 0 0 0 0 0 0 1 1 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 1 1 0 0 0 0 0 0 0 1 1 0 1 0 0 0 0 0 0 0 0 0 1 0 1 1 0 0 0 0 0 1 1 0 0 1 1 0 0 0 0 0 0 0 1 1 0 0 1 1 0 0 0 0 1 0 0 0 1 0 1 0 0 0 0 0 1 0 1 0 0 0 1 0 0 0 0 1 0 0 0 1 0 0 1 0 0 0 1 0 0 1 0 0 0 1 0 0 0 0 0 0 0 0 1 0 0 0 1 0 1 0 0 0 1 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 1 0 0 0 0 1 0 0 0 0 1 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 1 0 0 0 0 0 0 0 0 0 1 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 1 0 0 1 0 1 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 1 1 1 1 0 0 1 1 1 1 1 0 1 0 0 1 1 1 1 0 0 0(Reproducción literal de los 1679 bits del Mensaje de Arecibo emitido al espacio exterior en 1974 y diseñado, entre otros, por Carl Sagan)

Continuando por la senda de las estrellas, hoy se cumplen diez años de la muerte de Carl Sagan, popular astrónomo y divulgador científico, incansable buscador de la verdad, pese a que a menudo ésta es cruel y más incómoda que la tentación de buscar consuelo en el engaño. No viene mal recordar su exigente talante, sobre todo ahora que tanto se prodiga la gratuidad de afirmaciones extraordinarias.


  6 comentarios Permalink 1094 votos: Valoración media: 3 (1094 votos). 
Haga clic para puntuar con un 1.Valoración media: 3 (1094 votos). 
Haga clic para puntuar con un 2.Valoración media: 3 (1094 votos). 
Haga clic para puntuar con un 3.Valoración media: 3 (1094 votos). 
Haga clic para puntuar con un 4.Valoración media: 3 (1094 votos). 
Haga clic para puntuar con un 5.

Cosmogonía

Las estrellas no conceden los deseos, pero hacen algo mejor: los alumbran.(º L º)


  0 comentarios Permalink 1049 votos: Valoración media: 3 (1049 votos). 
Haga clic para puntuar con un 1.Valoración media: 3 (1049 votos). 
Haga clic para puntuar con un 2.Valoración media: 3 (1049 votos). 
Haga clic para puntuar con un 3.Valoración media: 3 (1049 votos). 
Haga clic para puntuar con un 4.Valoración media: 3 (1049 votos). 
Haga clic para puntuar con un 5.

Persona del año

Parece ser que la revista Time ha elegido como persona del año a todos los internautas que, de una manera u otra (activa o pasiva, anónima o declarada), participamos en el uso y construcción de nuevas estructuras y dinámicas digitales en la red.

Personalmente prefiero renunciar a la infinitésima fracción de dicho reconocimiento que puediera llegar a corresponderme. Al margen de que se premia la notoriedad más que el mérito, y de que no me sentiría demasiado cómodo en un hall de la fama por el que han pasado celebridades de dudosas inclinaciones éticas, no es mi ilusión ser personaje del año, sino individuo del día a día.


  0 comentarios Permalink 1178 votos: Valoración media: 3 (1178 votos). 
Haga clic para puntuar con un 1.Valoración media: 3 (1178 votos). 
Haga clic para puntuar con un 2.Valoración media: 3 (1178 votos). 
Haga clic para puntuar con un 3.Valoración media: 3 (1178 votos). 
Haga clic para puntuar con un 4.Valoración media: 3 (1178 votos). 
Haga clic para puntuar con un 5.

Fraudes en cajeros automáticos

Ayer pude comprobar, bastante de cerca pero sin llegar a sufrirlo directamente, el alto grado de refinamiento que están alcanzando las estafas en los cajeros automáticos.

Suelo ser bastante suspicaz con estos temas, y si ya desconfío de las máquinas en general, más aún cuando son tan sensibles a la picaresca humana. Esto me evitó picar el anzuelo de un cajero automático que en un principio me pareció algo sospechoso, y que luego resultó estar disfrazado con un falso panel frontal que no escatimaba en últimas tecnologías.

Los delincuentes hacen uso de diversas técnicas para obtener o duplicar la información de las tarjetas de crédito/débito, desde el "lazo libanés" hasta la suplantación de las ranuras lectoras en las puertas de entrada o en el propio terminal. En este enlace se puede encontrar un animado resumen de los principales fraudes realizados.

Por su parte, la Global ATM Security Alliance proporciona este otro documento con los consejos básicos de seguridad para los usuarios de cajeros automáticos.


  0 comentarios Permalink 1065 votos: Valoración media: 3 (1065 votos). 
Haga clic para puntuar con un 1.Valoración media: 3 (1065 votos). 
Haga clic para puntuar con un 2.Valoración media: 3 (1065 votos). 
Haga clic para puntuar con un 3.Valoración media: 3 (1065 votos). 
Haga clic para puntuar con un 4.Valoración media: 3 (1065 votos). 
Haga clic para puntuar con un 5.