Primicia mundial


Xmas

Soy bastante perezoso a la hora de escribir felicitaciones navideñas, pero tener amigos con mucha más voluntad y talento me ha dado la oportunidad de coleccionar, a lo largo de los años, auténticas joyas de este peculiar género.

Como en la galería de un museo, conservo con cariño estas tarjetas, no con la intención de que el tiempo encumbre la obras de estos artistas (podría hacerlo bien merecidamente), sino por su valor presente en términos de amistad.

En este nuevo año, que se presenta cargado de grandes acontecimientos, vayan mis mejores deseos y mi gratitud para Marta, Josete, Nieves, Fran, Raquel y Silvia. También para Carlos, mi particular tío Matt, por su sempiterna correspondencia. Y para mi hermana y mis sobrinos por su fidelidad a esta noble tradición.


Agujas y burbujas

Me apetecía probar el nuevo API gráfico de Google, así que me he decidido a hacerlo con el siguiente diagrama, que representa la evolución en los últimos 45 años, de las cada vez más acusadas diferencias entre el salario de un CEO (Chief Executive Officer, o director ejecutivo) y la retribución de un empleado promedio.

Aunque hay quien no está del todo de acuerdo con la representatividad de esta métrica, e incluso se observan notables diferencias cuantitativas según la fuente consultada, lo cierto es que, en términos cualitativos, sí que parece bastante significativa la coincidencia de la "punta de aguja" de la gráfica con el pinchazo y estallido de la burbuja económica de las punto-com.

Aquí os dejo el gráfico para que juzguéis vosotros mismos (por cierto, que este año la desproporción entre las retribuciones de "generales" y "soldados rasos" andaba entorno a 364... ¿se avecinará otro pinchazo en razón de esa ley de Juglar que augura ciclos económicos de unos 7 u 8 años?):

Evolución del ratio de salarios entre un CEO y un empleado promedio
(fuentes: Business Week y The State of Working America 2006/07)


La Navidad y otras fechas relativas

No tanto por puro escepticismo como por la costumbre de llevar siempre un poco la contraria, y buscando algún motivo científico para celebrar la Navidad, me he topado con un dato que ya alguna vez había oído mencionar: el hecho de Isaac Newton, esa gran deidad de la ciencia, también naciera el día 25 de diciembre.

Pero resulta que eso es cierto sólo de forma relativa, pues durante la vida de Newton se usaban dos calendarios diferentes en Europa: el juliano (o antiguo, por aquel entonces todavía vigente en Bretaña y algunas partes de la Europa oriental) y el gregoriano (o moderno, empleado en el resto de lugares y que no se adoptó en el Reino Unido hasta 1753).

De forma que Sir Isaac Newton nació el 25 de diciembre de 1642 según el calendario juliano, pero el 4 de enero de 1643 según el calendario gregoriano, que es el que manejamos por estos lares en la actualidad. A este respecto acabo de introducir una pequeña corrección en la página española de la Wikipedia que enumera las efemérides del 25 de diciembre, ya que aparecía el nacimiento de Newton, pero se obviaba el dato del calendario en uso.

Esta relatividad del tiempo (o mejor dicho, arbitrariedad, para no confundirlo con otro tipo de relatividades) fue responsable de otras curiosas singularidades. Por ejemplo, en aquellos países que históricamente adoptaron el nuevo calendario gregoriano en primer lugar, al día 4 de octubre de 1582 le sucedió inmediatamente la fecha 15 de octubre, por lo que hubo 10 días de aquel octubre que oficialmente no existieron.

Los programadores de Java que trabajen con fechas, lo podrán encontrar perfectamente documentado en el Javadoc de la clase GregorianCalendar.


Regalo magnético

La Navidad, en el primer mundo, es un tiempo de regalos y juguetes. Por una vez, sin que sirva de precedente, Entropía quiere ser partícipe de ese espíritu comercial, y por ello voy a regalar un pequeño y simbólico juguete a alguno de los lectores del blog que quieran participar en la siguiente propuesta:

Se trata de dibujar, retratar, fotografiar o ilustrar de cualquier manera gráfica, por muy abstracta que sea, aquellos conceptos o sensaciones que os evoque la palabra "entropía".

No hace falta ser un artista; lo importante es la intención de participar. En realidad, esto no es sino la evolución de una petición que hice hace tiempo a algunos amigos (aunque de momento sólo uno se ha prestado al juego).

El premio será un Levitron (bueno, no un Levitron® original, sino una modesta imitación traída de China, aunque igualmente funcional, eso sí). Y es que este curioso invento me parece un juguete bastante representativo de los temas y formas tratados en estas páginas.

La misión del Levitron, como la de un derviche turco mecánico, es girar sobre sí mismo y flotar ingrávido a unos pocos centímetros del suelo, sobre una superficie magnética especialmente calibrada. Los detalles del fenómeno físico de la levitación por rotación los podéis encontrar aquí, y en el siguiente vídeo se ven unas imágenes del artilugio en pleno funcionamiento:

Este ejemplar en cuestión fue regateado este verano en el mercado de la seda de Pekín, así que no creo que tarden demasiado en llegar (si no lo han hecho ya) otras réplicas similares a las tiendas de "todo a 100" de cualquiera de nuestros barrios.

Esto no es un concurso ni un sorteo oficial, así que no hay bases formales y os tendréis que conformar con mi palabra. Eso sí, vamos a acotar la participación en los siguientes puntos: