De lunas azules

Hay cosas que pasan sólo de cuando en cuando. Por ejemplo, "de Pascuas a Ramos" (que literalmente y según la tradición cristiana vendría a ser cada año menos una semana), o "de higos a brevas" (varios meses, a diferencia del poco tiempo que transcurre en la secuencia inversa de los dos tipos de frutos de la higuera).

Los anglosajones utilizan otra expresión similar: "once in a blue moon", que hace referencia al periodo de tiempo que separa el avistamiento de dos lunas azules. Pero, ¿qué es una luna azul?

Existen dos definiciones principales. La primera, más reciente y comúnmente aceptada dice que una luna azul es la segunda luna llena que cae dentro del mismo mes del calendario (lo que ocurre un promedio de 7 veces cada 19 años). Así que la palabra blue quizás no tenga tanto un significado cromático como sentimental, inducido por la hipotética melancolía de una luna llena que tiñe de tristeza su esplendor al sentirse algo segundona.

Otra acepción más antigua define una luna azul como la tercera luna llena en una estación que tiene cuatro de tales efemérides. Y toda esta preocupación por el recuento de lunas llenas tiene que ver con el calendario cristiano eclesiástico.

En realidad, hay algunas otras variantes y diferentes formulaciones para el cálculo astronómico de las lunas azules. Definiciones todas ellas arbitrarias, al fin y al cabo. Y como la idílica flor azul del Romanticismo, son fruto de levantar la vista en busca de lo extraordinario, sin percatarnos quizás del reflejo de algo que nos queda mucho más cerca.

Porque de momento, que se sepa, lo verdaderamente raro, inusual y azul (aunque pálido) sigue siendo nuestro propio planeta.


Ciudadano quién

Un día mi abuelo me dijo que hay dos tipos de personas: las que trabajan, y las que buscan el mérito. Me dijo que tratara de estar en el primer grupo: hay menos competencia ahí.(Indira Gandhi)

Algunas veces me pregunto cómo es que el mundo no marcha notablemente mejor de lo que lo hace, dada la elevada densidad de "listos" autoproclamados por metro cuadrado. Y también, en alguna ocasión, me he descubierto a mí mismo cayendo en idéntico y soberbio pecado.

Pero con el paso del tiempo y la permanencia de la edad noto como, cada vez más, se va debilitando la influencia de ese excluyente arquetipo del éxito que esta sociedad inculca obstinadamente, y que parece basarse única y exclusivamente en la notoriedad.

En el fondo, puede que no sea sino una forma de reconfortante autoengaño, ideado por el subconsciente para olvidar las propias limitaciones o anestesiar la mutilación de alguna ingenua expectativa adolescente. Es posible que sea eso... o no. Pero lo cierto es que desde hace tiempo mi objetivo ya no es llegar más lejos, sino más cerca.


El secreto de la productividad

Después de mucho investigar, he llegado a la conclusión de que no es otro sino este.


Dime con quién andas...

En otro de mis experimentos, a medio camino entre la verificación empírica de la teoría de los seis grados de separación (o leyenda urbana de Kevin Bacon) y el mero juego práctico con el API de Twitter, he dado con unas cuantas visualizaciones que ayudan a revelar mejor ante nuestros ojos las relaciones e interdependencias entre grupos cercanos de usuarios de esa popular herramienta de microblogging.

Implementando una micro-aplicación web (sí, sí; con su AJAX y todo), me he puesto a analizar quién sigue a quién dentro de la agenda de contactos en Twitter de un usuario, un poco con la intención de ver el aspecto y las dinámicas de formación de estas pandillas cibernéticas.

La aplicación se conecta al servicio y explora los amigos de un usuario hasta el segundo nivel de profundidad (ir más allá requeriría mucha paciencia, dada la ramificación exponencial de los contactos y las <SARCASMO>pasmosas</SARCASMO> velocidades a las que nos tiene acostumbrados la web de Twitter).

Como resultado, se genera una matriz de interrelaciones de los amigos a los que sigue el usuario raíz, así como un par de rankings con los usuarios con más fans y con más ídolos. También permite exportar el análisis al formato estándar de grafos denominado GraphML, que a su vez puede ser importado desde la excelente utilidad yEd para aplicarle toda una variedad de algoritmos de disposición (layout) automática y producir unos diagramas muy interesantes.

Como yo mismo no soy demasiado pródigo en Twitter, un ejemplo más significativo es el siguiente análisis, realizado tomando como punto de partida el usuario registrado por uno de esos populares gurús dos-punto-cero, y afamada superestrella de la Twitteresfera (perfectamente podría haberlo hecho también de su paródico alter ego). Podéis pulsar sobre la siguiente imagen para ampliar los resultados:

Ejemplo de visualización de contactos de Twitter

No he hecho pública la aplicación (aunque es fiable e incluso implementa una caché para minimizar las llamadas al servicio de Twitter, tendría que pulirla un poco más en cuestión de validaciones e interfaz de usuario). No obstante, si alguien está interesado en analizar sus contactos o en llevar más lejos el experimento, no tendría inconveniente en publicarla.

En cualquier caso, sería interesante que desde la propia web de Twitter (con su insustituible acceso directo a las bases de datos) ofrecieran estas y otras formas complementarias de explorar la red social. Pero de momento, creo que bastante tienen con intentar mantener el servicio en pie de forma ininterrumpida.


Más tiempo

Habréis notado que últimamente no dedico demasiado tiempo a actualizar el blog, y es que ando ocupado en otros asuntos profesionales.

No obstante, a petición popular (y a propósito del tiempo), ahora que afrontamos la recta final de este año es el momento de publicar una nueva edición del calendario espiral. Ahí va:

Por suerte para mi escaso tiempo, este calendario es de construcción algorítmica, así que no ha supuesto mucho esfuerzo partiendo de la anterior edición.

Eso sí, en esta ocasión el camino se plantea algo más colorido. Para generalizar, he omitido las festividades, y también existe una versión en inglés. Podéis descargar una versión en alta resolución (formato .png, ~2 Mb) desde los siguientes enlaces:

Ya sé que no tiene el mismo sex appeal que el calendario Pirelli, pero espero que os guste.